¡ENTRA EN LA MENTALIDAD DE UN IRONMAN!

Un IronMan tiene una mente muy fuerte, pero este concepto a menudo se malinterpreta.

Empiezo con un ejemplo sencillo para que te hagas una idea de lo que quiero decir: el concepto de entrenar hasta la extenuación o entrenar a pesar de los problemas físicos y las lesiones para mí es un concepto completamente erróneo. 

Tener una mente fuerte no significa entrenar cuando se está lesionado, lo que en realidad es perjudicial, imprudente y a menudo conduce a lesiones más graves y a largas interrupciones del entrenamiento. 

Tener una mente fuerte no significa entrenar aunque estés agotado o hayas dormido sólo unas horas: la recuperación y el sueño son algunos de los aspectos más importantes de la vida de un IronMan.

Volviendo a las lesiones quiero ser muy claro: si sólo tienes alguna molestia muscular también puedes seguir entrenando pero si la lesión es grave es mejor parar incluso en carrera, la tolerancia al dolor es una cosa que, en mi opinión, tiene muy poco sentido.

Entonces, sinceramente, el héroe que huye herido es bueno para las películas de acción (y ni siquiera para las de alto nivel) porque es falso. 

Sí, ¡es una leyenda del cine! Por ejemplo: ¿has intentado alguna vez correr con un tirón muscular? ¿Sabes cuánto duele un desgarro muscular? Lo hice y, sinceramente, ¡no pude ni poner el pie en el suelo! 

¿Soy una persona débil por eso? Pero he completado 20 IronMan, así que... 

Por favor, escúchame, deja ese comportamiento absurdo para los héroes de las películas de serie B.

Por el contrario, uno de los aspectos que forman parte de la fortaleza mental de un IronMan es, sin duda, tener la fuerza para superar los entrenamientos que van mal a corto plazo y visualizarlo todo siempre a largo plazo. 

Si un día, por ejemplo, no consigues hacer todas las repeticiones de un kilómetro o las completas más despacio de lo esperado, un verdadero IronMan no se deprime ni se enfada, sino que intenta comprender por qué no ha conseguido alcanzar el 100% de su objetivo diario y, sobre todo, analiza en profundidad toda la sesión de entrenamiento para destacar lo que hubo de positivo en ella y no sólo en esa sesión de entrenamiento, sino en todas las sesiones de entrenamiento de la semana, del mes, etcétera.

¡Así es como funciona la mentalidad de un IronMan! ¡Esto es ser mentalmente fuerte!

Olvídate de la mentalidad "No Pain No Gain" y piensa que es sólo un gran truco de marketing que en realidad no funciona para ti.

En cualquier caso, recuerda siempre que eres un triatleta aficionado y no un PRO (desgraciadamente muchos suelen olvidarlo) y que dedicar tu tiempo a hacer deporte es siempre algo positivo y sin duda aumenta tu bienestar.

Mario Massarelli

Mario Massarelli

Tengo 52 años y he adoptado el triatlón como estilo de vida desde hace más de 10 años. Empecé sólo para ponerme en forma y perder unos kilos, pero después de mi primera carrera en 2016 me convertí en IronMan Finisher. Partiendo de este primer gran logro mío, rápidamente conseguí resultados inimaginables para mi estilo de vida cuando empecé a hacer triatlones.
es_ESEspañol